¿Qué es la rosácea?

Puede que no hayas oído hablar de ella o que la padezcas y ni siquiera lo sepas. Hablamos de la rosácea. Una afección que se caracteriza por el enrojecimiento e inflamación de la piel de la cara. Si bien es cierto que no tiene cura y que es frecuente que se vuelva crónica, también lo es que sus síntomas se pueden atenuar con diversos tratamientos que van desde cremas y medicamentos hasta laserterapia. ¡Te invitamos a conocer un poco más sobre ella!

Cuando hablamos de la rosácea o del acné rosácea lo hacemos de una patología de la piel que se caracteriza, principalmente, por la presencia de un enrojecimiento cutáneo (flushing) que acaba volviéndose permanente.

Su aparición es frecuente entre adultos jóvenes, y aunque es más frecuente en las mujeres, las formas más graves se observan en los varones. El hecho de que la rosácea afecta principalmente a la zona de la cara, hace que estemos ante una enfermedad con un marcado impacto psicológico.

¿Cómo reconocer la rosácea?

Sus señas de identidad son el enrojecimiento de la frente, barbilla, mejillas y la parte inferior de la nariz que, en ocasiones, viene acompañado de una cierta sensación de escozor o quemazón. La rosácea también provoca, en quien la padece, la aparición de pequeños granitos y/o espinillas, así como la rotura de pequeños vasos sanguíneos en la piel (cuperosis).

¿Qué la provoca?

Realmente se desconocen las causas que originan la rosácea. Entre otros, ésta es causada por factores genéticos, infecciosos, inmunológicos, ambientales e, incluso, por alteraciones en la neurovascualización, entre otros. Aunque su origen es desconocido, sí que podemos enumerar una serie de factores que, si padeces rosácea, pueden hacer empeorarla. ¡Toma nota!

  1. Cambias bruscos de temperatura, principalmente cuando pasamos de frío a calor.
  2. Alcohol y tabaco.
  3. Alimentos picantes, el chocolate, algunas frutas como el aguacate, especias como el curry o los lácteos.
  4. Estrés y ansiedad. Está demostrada que la rosácea tiene un importante componente emocional.
  5. Exposición al sol. Aquellas personas que sufren de rosácea experimentan un empeoramiento durante el verano.
  6. El uso de determinados productos cosméticos (sobre todo lo que contienen entre sus componentes irritantes como la acetona).
  7. Actividad física intensa.

Tratamiento tópico (cremas):

Es el tratamiento de fondo para espaciar los brotes y que no aparezcan. Controla muy bien los primeros estadios, flushing, dan confort

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.