¡Presume de piernas!

Después de largos meses escondidas bajo tupidas medias es momento de dejarlas respirar aire puro y convertirlas en protagonistas indiscutibles de nuestras veladas veraniegas. ¿Aún no has reparado en que te hablamos de las piernas? ¡Te contamos algunos tips para mostrarlas radiantes durante los próximos meses!

En invierno es frecuente que nos olvidemos de cuidar nuestras piernas por lo que, cuando llegar el calor, es posible que esa parte de nuestra anatomía no muestre su mejor aspecto. Si quieres lucir piernas bonitas…¡tenemos una buena noticia para ti! Siguiendo unas rutinas sencillas pero muy efectivas se pueden conseguir resultados realmente espectaculares en no demasiado tiempo.

¿Eres valiente?

¡Pues empecemos por una ducha estimulante con agua fría! Si eres de las que disfruta bajo el chorro de agua caliente ¡cuidado! ¡Este sencillo gesto puede ser más perjudicial de lo que piensas para tus piernas! Terminar la ducha con un chorro de agua fría con movimientos ascendentes te ayudará a estimular la circulación de las piernas, a tonificar y a mejorar el aspecto de la piel, al cerrar los poros.

La exfoliación, imprescindible

Aunque no te lo creas, realizar una buena exfoliación de nuestras piernas tiene tantos beneficios que puede llegar a cambiar por completo su aspecto. Te ayudará a eliminar las células muertas; evitará los incómodos vellos enquistados; estimulará tu circulación; y se convertirá en aliado perfecto para combatir la celulitis. En tu farmacia encontrarás geles exfoliantes corporales con diferentes propiedades. ¡No lo dudes y pide consejo!

La hidratación, siempre presente

Si quieres conseguir unas piernas espectaculares éste es otro de los pasos imprescindibles a incluir en tu rutina de belleza diaria. Para disfrutar de unas piernas perfectamente hidratadas puedes escoger entre una gran cantidad de cremas hidratantes y de aceites esenciales que además, de hidratar tus piernas, les aportarán suavidad y belleza. Al final del día masaje a tus piernas con movimientos circulares ascendentes para aliviar de manera instantánea el cansancio de la jornada.

Elige bien el Calzado

Tan cierto es que los zapatos de tacón hacen que las piernas se vena más estilizadas como que estos zapatos solo harán que tus piernas se cansen y se hinchen. Lo mejor es buscar un tipo de calzado con el que puedas sentirte guapa y que estilice tu figura pero no haga que tus pies sufran.

Los talones, los grandes olvidados

Las sandalias se convierten en los peores enemigos de nuestros talones durante la época estival. Durante el verano, las altas temperaturas y llevar el talón al aire pueden hacer aparecer esas grietas tan incómodas que parecen resistentes a cualquier piedra pómez. Un buen cuidado diario de los pies, con cremas de alta capacidad hidratante, nos ayudará a no tener que esconderlos. Si tenemos los talones secos y escamados, de nada nos servirá tener unas piernas bonitas e hidratadas. ¡No te olvides de ellos!

El ejercicio, tu aliado perfecto

Ya sea en forma de paseo, o tablas de ejercicio, es muy importante que incluyas en tu día una rutina de ejercicio físico en la que favorezcas la circulación de tus piernas y así mejorar su aspecto.

¡Cuida tus hábitos!

Apuesta por una dieta equilibrada y no abuses de dulces, grasas poco saludables y alimentos excesivamente procesados. Toma frutas, verduras, hortalizas de temporada, así como lácteos, carnes y pescados. ¡Nada como comer saludable para disfrutar de un estado de salud óptimo! Y muy, muy, muy importante…. ¡la hidratación! No olvides beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.